lunes, 17 de enero de 2022

Trump cambia la fecha de su primer acto electoral tras ser tildado de racista

El presidente anunció que el acto será el 20 de junio en Tulsa, Oklahoma, en vez del 19, fecha en que se conmemora la abolición de la esclavitud en Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cambió la fecha de su primer acto electoral en meses, después de que activistas y miembros de la oposición lo criticaran por elegir una fecha y un lugar que consideraron un guiño para los supremacistas blancos en pleno estallido de protestas contra el racismo institucional.

En Twitter, Trump anunció que el acto será el 20 de junio en Tulsa, Oklahoma, en vez del 19, fecha en que se conmemora la abolición de la esclavitud en Estados Unidos.

“Muchos de mis amigos afroamericanos y otros simpatizantes se habían puesto en contacto con nosotros para proponer que consideráramos cambiar la fecha por respeto a ese día festivo y todo lo que representa. Por tanto, he decido cambiar nuestro mitín al sábado 20 de junio, para honrar sus peticiones”, escribió el republicano.

Miembros de la oposición demócrata así como activistas del movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) habían criticado la decisión de Trump de elegir como fecha de su primer acto en meses el día que se conmemora el fin de la esclavitud.

Además, rechazaron la elección de Tulsa como escenario del encuentro, una ciudad en la que en 1921 hubo una masacre en la que murieron 300 negros a manos de grupos armados blancos.

La senadora negra Kamala Harris, cuyo nombre suena para acompañar la fórmula presidencial demócrata, fue contundente: “Esto no es un guiño a los supremacistas blancos. Es una fiesta de bienvenida”.

El acto en Tulsa se da en medio de una ola de protestas en Estados Unidos tras la muerte del negro George Floyd a manos e un policía blanco en Minneapolis, en el estado de Minnesota.

Floyd murió el 25 de mayo después de agonizar durante casi nueve minutos mientras un policía blanco presionaba su rodilla contra su cuello, una escena que ocurrió a plena luz del día, frente a otros tres policías, y que fue grabado con un teléfono por un transeúnte.

La escena desató manifestaciones en cientos de ciudades de Estados Unidos y el mundo, la mayoría pacíficas, aunque en los primeros estallidos en Minneapolis hubo incendios y saqueos.

Trump celebró su primer acto el 2 de marzo y partir de entonces debió suspender los mitines por la pandemia, que ha dejado más de 114.000 muertos y más de 2 millones de infectados en el país.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, muchos de los estados que apenas habían sentido el impacto del coronavirus, están experimentando ahora altas tasa de infecciones, entre ellos Florida, Arizona y Carolina del Norte, donde Trump tiene previsto celebrar actos en las próximas semanas.

Ni Trump ni su campaña han explicado qué medidas de protección se tomarán para evitar la expansión del virus durante esos actos electorales, que aglutinan a grandes multitudes.

La elección presidencial se celebrará el 3 de noviembre.

En las últimas semanas, el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, ha subido en las encuestas, según el promedio de los sondeos realizado por la página web Real Clear Politics y conseguiría el 49% de los votos, frente al 41% de Trump.

Puedes ver

Un hombre tomó rehenes en una sinagoga y exige que liberen a una mujer pakistaní

El secuestrador se encuentra dentro de las instalaciones de la Congregación Beth Israel en Colleyville, 40 kilómetros al oeste de Dallas (Texas), donde mantiene como rehenes a varias personas mientras reclama que liberen a la mujer.

Un individuo que se define como «hermano» en la fe islámica de una excientífica pakistaní a la que una Corte de Nueva York condenó a 86 años de prisión por intento de asesinato de militares estadounidenses en Afganistán ingresó este sábado a una sinagoga de Texas, donde desde hace horas mantiene como rehenes a varias personas -una de las cuales ya fue liberada-, mientras reclama que liberen a la mujer.

El secuestrador se encuentra dentro de las instalaciones de la Congregación Beth Israel en Colleyville, 40 kilómetros al oeste de Dallas, a donde se dirigieron negociadores del FMI especializados en situaciones con rehenes, y el presidente estadounidense Joe Biden ya fue informado de lo que está ocurriendo, confirmó es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *