lunes, 19 de febrero de 2024

Murió Henry Kissinger, el dueño de la realpolitik norteamericana

El ex secretario de Estado de EEUU falleció en su casa de Connecticut. Hasta último momento, fue una de las voces más influyentes de la política de ese país.

El exsecretario de Estado de Estados Unidos Henry Kissinger, considerado una figura clave de la diplomacia estadounidense en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, murió este miércoles a la edad de 100 años, informó su asociación. «El Dr. Henry Kissinger, un respetado académico y estadista estadounidense, murió hoy en su residencia en Connecticut», anunció la Kissinger Associates en un comunicado reproducido por la agencia AFP.

Henry Kissinger reinó sobre la política exterior de Estados Unidos posterior a la Segunda Guerra Mundial. Como secretario de Estado de los presidentes Richard Nixon y Gerald Ford, fue un maestro de la estrategia cuyos dones intelectuales fueron reconocidos incluso por sus principales críticos, aunque fuera acusado de menospreciar los derechos humanos y la democracia en la Guerra de Vietnam y otros escenarios internacionales, entre ellos, la última dictadura militar argentina.

El nombre de Kissinger es comúnmente asociado con la «realpolitik», la diplomacia basada en el poder y la practicidad. Alabando su fría perspectiva que buscaba siempre imponer los intereses estadounidenses, sus admiradores le compararon con grandes hombres de Estado de la Historia. Pero para muchos, especialmente en la izquierda, Kissinger era considerado un criminal de guerra que nunca fue juzgado por su papel, entre otros, en la expansión de la Guerra de Vietnam y el apoyo a los golpes militares en América latina.

«Eventos afortunados»

Bautizado como Heinz Alfred Kissinger, nació de una familia judía en Fuerth, Alemania, el 27 de mayo de 1923. Huyó del régimen nazi en 1938 con su padre, un maestro de escuela, su madre y un hermano menor. Se instalaron en Nueva York.

«Pensé que sería contador», dijo a USA Today en 1985. «Nunca pensé que enseñaría en Harvard. No era mi sueño convertirme en secretario de Estado». «No me pudo ocurrir una serie de eventos más afortunada», resumía por aquellos años.

Kissinger trabajó en una fábrica de brochas de afeitar mientras estudiaba bachillerato de noche. Luego estudió Contabilidad en la City College de Nueva York pero fue reclutado por el Ejército en 1943 antes de que pudiera graduarse. Su conocimiento del alemán le llevó a una unidad de inteligencia encargada de identificar nazis mientras avanzaban por Europa.

En el Ejército, Kissinger conoció a su primer mentor, el también refugiado alemán Fritz Kraemer, un cientista político que lo persuadió de transferirse a Harvard, donde obtuvo una licenciatura en 1950 y un doctorado en 1954.

El primer libro del joven profesor, «Nuclear Weapons and Foreign Policy» (1957), sobre cómo las nuevas y ultradestructivas armas nucleares deberían adaptarse a las necesidades de la diplomacia, dio de qué hablar rápidamente.

Pero las ambiciones de Kissinger fueron más allá de la academia, y tomó trabajos de consultor en el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado durante las presidencias de John F. Kennedy y Lyndon Johnson. Esos trabajos incluyeron viajes a Vietnam, donde Estados Unidos se involucraba en la contención de los comunistas.

Buscando servir en el gobierno, Kissinger apoyó al gobernador de Nueva York Nelson Rockefeller, un republicano que buscó tres veces la presidencia sin éxito. Pero en 1968 pasó a respaldar a Nixon, que luego lo convirtió en su asesor de seguridad nacional. Nixon nombró primero un secretario de Estado de bajo perfil, William Rogers. Pero a fines de 1973, ya involucrado en el escándalo de Watergate que acabó con su presidencia, Rogers renunció y Kissinger tomó el puesto, que conservó hasta enero de 1977 con Ford.

En un acuerdo sin precedentes que demostraba su inmensa influencia, fue por dos años asesor de seguridad nacional a la vez que secretario de Estado.

Pasos históricos en la Guerra Fría

Nixon ya dejaba huella con su estridente política anticomunista, pero recibió de buena manera el método de Kissinger para encontrar áreas en las que Estados Unidos pudiera aliviar las tensiones con la Unión Soviética. Kissinger condujo negociaciones con Moscú que constituyeron el más serio esfuerzo para controlar la carrera nuclear durante la Guerra Fría y, en 1972, las potencias llegaron al Tratado de Misiles Antibalísticos, que impuso límites a sus arsenales.

Como parte de una estrategia para aislar a la Unión Soviética, a la vez que sacudía la diplomacia en torno a Vietnam, Kissinger tomó una histórica decisión: acercarse a la China comunista. Autoaislada en medio de la destrucción dejada por la Revolución Cultural de Mao Zedong, la China continental había quedado sin contacto con Estados Unidos, que reconocía a los derrotados nacionalistas que huyeron a Taiwán.

Kissinger viajó en secreto a Pekín en 1971 y se reunió con el primer ministro Zhou Enlai, pavimentando el camino para el viaje de Nixon un año después en el que el presidente intercambió con Zhou, visitó al debilitado Mao y preparó el escenario para el establecimiento de lazos diplomáticos.

«Que China y Estados Unidos encontraran una forma de juntarse era inevitable dadas las necesidades del momento», escribió Kissinger cuatro décadas después en uno de sus 18 libros. «Que ocurriera con tanta firmeza y fuera ejecutado con tan pocos desvíos es un tributo al liderazgo que lo hizo posible», escribió. Esa apertura llevó a la larga a que negocios occidentales llegaran a China.

Derrota en Vietnam

Internamente, terminar la Guerra de Vietnam era lo prioritario. Nixon prometió en la campaña lograr la «paz con honor» y tras asumir, el presidente y Kissinger lanzaron una política que forzaba a su aliado Vietnam del Sur a tomar un papel más protagónico para que las tropas estadounidenses pudieran retirarse.

Para buscar fortalecerse antes de las pláticas de paz, Nixon y Kissinger autorizaron bombardeos en Laos y Cambodia entre 1969 y 1970 para afectar al movimiento rebelde.

Los bombardeos, no autorizados por el Congreso y mantenidos en secreto del público, no detuvieron la infiltración rebelde, mataron a miles de civiles y ayudaron al surgimiento de los genocidas jemeres rojos.

Kissinger viajó varias veces a París, primero discretamente, para hablar con el negociador de Vietnam del Norte, Le Duc Tho. Un acuerdo de 1983 puso fin a las operaciones militares estadounidenses y los dos hombres recibieron el Premio Nobel de la Paz, aunque solo Kissinger lo aceptó. Conversaciones grabadas con Nixon revelaron luego que el calculador Kissinger esperaba la caída de Vietnam del Sur tras el acuerdo.

En otro ejemplo de la «realpolitik», Kissinger recomendó que Estados Unidos retrasara envíos de armas a su aliado Israel luego de que fuera atacado en 1973 en la Guerra de Yom Kipur, considerando que los árabes estarían en mejor posición de hacer la paz si lograban primero algunas victorias.

Escrutinio internacional

El historial de Kissinger ha sido sometido a un intenso debate sobre su figura. En un libro de 2001, «The Trial of Henry Kissinger», el escritor Christopher Hitchens dijo que debía ser procesado por crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Documentos desclasificados han mostrado el papel directo de Estados Unidos en socavar al gobierno del presidente socialista chileno Salvador Allende, incluyendo el apoyo a funcionarios que mataron al general René Schneider por negarse a participar en el intento de golpe de 1970 y el respaldo a la toma del poder por el general Augusto Pinochet en 1973.

Kissinger también fue criticado por permitir que el régimen de Indonesia, entonces cercano aliado anticomunista, usara su equipamiento militar facilitado por Estados Unidos para invadir Timor Oriental en 1975. Más de 100.000 timorenses murieron durante la ocupación, que terminó en 1999, según un estimado de 2005 de la Comisión de la Verdad del país.

Puedes ver

Bielorrusia: Gobierno cambia sus leyes para reprimir aún más a las iglesias

Recientemente, Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, firmó un proyecto de ley que modifica las regulaciones sobre las actividades de los grupos religiosos.

El documento endurece los requisitos para establecer asociaciones religiosas a nivel nacional o local, al tiempo que otorga a las autoridades la capacidad de cerrar e incluso liquidar una comunidad religiosa.

La liquidación puede ocurrir en casos en los que las actividades contradigan los principios fundamentales de la política interna y externa de Bielorrusia o sean perjudiciales para la salud del pueblo bielorruso.

Según el proyecto de ley, las organizaciones religiosas deben someterse a un nuevo registro dentro del año siguiente a la entrada en vigor de la ley. Este proceso de reinscripción comenzará en el verano de 2024 y deberá completarse a principios de enero de 2025.

Para obtener el registro completo como asociación religio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *