martes, 26 de octubre de 2021

El secretario general de la ONU condenó el golpe de estado en Guinea

“Sigo muy de cerca la situación en Guinea. Condeno enérgicamente cualquier toma del Gobierno realizada con la fuerza de las armas y pido la liberación inmediata del presidente”, escribió António Guterres en su cuenta de Twitter.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó este domingo el golpe de Estado en Guinea y pidió la liberación inmediata del presidente de ese país, según revela una publicación en su cuenta de Twitter.

“Sigo muy de cerca la situación en Guinea. Condeno enérgicamente cualquier toma del Gobierno realizada con la fuerza de las armas y pido la liberación inmediata del presidente”, escribió Guterres.

Anteriormente, el portal Guinéenews, citando fuentes informadas, comunicó que los rebeldes habían detenido al presidente Alpha Condé.

En un mensaje de video publicado por el medio Africa Guinee en Facebook, el líder golpista, coronel Mamady Doumbouya, comandante del Grupo de Fuerzas Especiales y un exmiembro de la Legión Extranjera Francesa, anunció la disolución del Gobierno, la derogación de la Carta Magna y el cierre de las fronteras del país.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa confirmó el ataque pero aseguró que el golpe de Estado había sido rechazado.

Los medios nacionales y africanos informaron hoy que desde la primera hora de la mañana se escucharon fuertes disparos en Kaloum, el distrito comercial y administrativo de a capital, Conakri, así como en las inmediaciones del palacio presidencia, informó la agencia de noticias Sputnik.

El portal Guinéenews aseguró que militares “visiblemente descontentos” utilizaron armas automáticas y pidieron a los ciudadanos que no salgan a la calle.

Fuentes citadas por la emisora RFI identificaron a los autores de los disparos como miembros de las fuerzas especiales, pero ninguno de los dos medios pudieron asegurar el origen de las tensiones ni tampoco su alcance.

Según Jeune Afrique, no es la primera vez que Alpha Condé se enfrenta a un intento de golpe de Estado. En 2011 su casa había sido blanco de un asalto.

Condé, de 83 años, comenzó su tercer mandato en diciembre de 2020, tras salir vencedor de unas elecciones que la oposición consideró fraudulentas, y después de una controvertida reforma constitucional.

Su intención de seguir en el poder ya había provocado un repunte de las tensiones que se remonta a 2019 y que se saldó con varios muertos.

Puedes ver

Una Francia fragmentada oscila entre el oficialismo y la ultraderecha

Casi cinco años después de los comicios que desterraron a los partidos tradicionales del Gobierno, una treintena de aspirantes manifestó su ambición de dirigir el país, aunque paradójicamente la campaña gira sobre todo en torno de aquellos que no se han declarado aún como candidatos.

A seis meses de las elecciones presidenciales en Francia, el país aparece políticamente muy fragmentado en los sondeos, que pronostican un duelo en la segunda vuelta entre el presidente Emmanuel Macron y un candidato de la extrema derecha, mientras que la campaña invade los medios pero no logra despertar el interés de la mayoría de franceses.

Macron, que no anunció oficialmente su candidatura pero multiplica las visitas en todo el país, es el único político que llegaría cómodo a la segunda vuelta del próximo 24 de abril, según diversas encuestas.

Hasta hace unas semanas, su rival indiscutida era la líder de la Agrupación Nacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *