viernes, 24 de septiembre de 2021

Con 3,3 millones, aún no se desacelera la curva de contagios en el mundo

La Organización Mundial de la Salud reportó 91.977 contagios en las últimas 24 horas, la cantidad diaria más alta desde que comenzó a tomar registros de la pandemia.

Con alrededor de 3,3 millones de casos confirmados y de 230.000 muertes, la curva global de contagios de coronavirus continuaba este sábado sin desacelerarse, según el balance diario de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El organismo reportó 91.977 contagios en las últimas 24 horas, la cantidad diaria más alta desde que comenzó a tomar registros de la pandemia, el 30 de diciembre pasado, de acuerdo con el gráfico publicado en su sitio web.

De ese modo, el total mundial de casos confirmados ascendió a 3.267.184, mientras el de fallecidos por coronavirus se elevó a 229.971, con 5.799 en el último día, y había 1,09 millones de personas recuperadas tras haber contraído la enfermedad.

Desde el 1 de abril, la cantidad de nuevos casos diarios reconocidos por la OMS se mantiene en el rango de entre 70.000 y 90.000, y mientras los contagios se redujeron en Europa, aumentaron en América, África, Medio Oriente y el sudeste asiático, según la agencia de noticias EFE.


En tanto, la universidad estadounidense Johns Hopkins, que actualiza sus datos varias veces por día -la OMS lo hace sólo una vez por día-, contabilizaba esta tarde 3.386.519 casos confirmados, 240.654 muertes y 1.063.521 personas curadas. 

Puedes ver

Reino Unido debate entre el “trabajo flexible” y una semana laboral más corta

El plan en principio permitiría que todos los empleados del Reino Unido pidan trabajar desde sus casas o fuera de la oficina parcial o completamente, comprimir todas sus horas en solo unos días en la semana, cambiar la hora de inicio de trabajo, cortar en el medio o terminar más tarde.

La pandemia introdujo importantes cambios en la forma de trabajar de los británicos y, con la actual reapertura, el Gobierno de Reino Unido abre un debate público sobre si debe regular y convertir en la regla el llamado “trabajo flexible” -que permite cambiar los horarios o la oficina por la casa- o directamente acortar la semana laboral a cuatro días, mientras Escocia y Gales ya planifican o discuten programas pilotos para convertir esta última modalidad en una norma.

Después de mucho debate público, el tema se instaló de lleno en la agenda del Gobierno del primer ministro Boris Johnson y, por eso, este viernes será lanzada una enc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *