martes, 30 de noviembre de 2021

Boca de urna: La centroizquierda italiana consigue el Gobierno de Roma

Con un marcado descenso en la participación de los sufragios, la tendencia marca que el Partido Democrático, encabezado por Roberto Gualtieri, se impone con cerca del 60% de los votos frente al abogado Enrico Michetti.

La centroizquierda italiana, liderada por el Partido Democrático, obtendría el Gobierno de Roma, según los primeros sondeos a boca de urna difundidos al cerrar los comicios en el segundo día del balotaje en el que se definen además las autoridades locales de otras 64 comunas del país.

Con una participación aún más baja de la registrada en la primera vuelta hace quince días, cerca de cinco millones de italianos votaron entre las 7 y las 23 del pasado domingo y hasta las 15 del lunes (las 10 en la Argentina) para elegir alcaldes en varias ciudades, entre ellas 10 capitales de provincia, incluidas la «ciudad eterna» y las norteñas Turín y Trieste.

El candidato del PD Roberto Gualtieri, exministro de Economía, se impone con cerca del 60% de los votos frente al abogado Enrico Michetti, que encabeza una coalición de centroderecha, según la encuesta a boca de urna hecha por la consultora Opinio y dada a conocer por la cadena pública RAI.

En la cadena SkyTg 24, la consultora YouTrend asegura también que Gualtieri se impone para el cargo con entre el 58 y el 62% de los votos.

Michetti se había impuesto en la primera vuelta con el 30,14% de los votos frente al 27,03% que obtuvo Gualtieri hace quince días.

Gualtieri, de 55 años, daría dar vuelta la elección con el agregado de los votos de los otros candidatos de centroizquierda que no llegaron al balotaje, entre ellos la actual alcaldesa Virginia Raggi, del Movimiento Cinco Estrellas.

Gualtieri, exministro de Economía del país entre mediados de 2019 e inicios de este año, aglutinaría así a todas las fuerzas progresistas que fueron divididas a la primera vuelta pero que forman parte del Gobierno nacional que encabeza el premier Mario Draghi.

Michetti, propuesto por la opositora a nivel nacional Hermanos de Italia, fue acusado de antisemitismo a raíz de un artículo del año pasado en el que afirmaba que existía un «lobby» judío «capaz de decidir el destino del planeta».

Para su candidatura, Michetti consiguió además el apoyo de las otras dos fuerzas de centroderecha con presencia nacional pero que forman parte del Ejecutivo de Draghi, Fuerza Italia de Silvio Berlusconi y la Liga de Matteo Salvini.

Durante la pandemia, Michetti sugirió utilizar el saludo romano con un brazo en alto, como en el fascismo, ya que, según él, era más higiénico, en otro punto polémico de su campaña.

Las elecciones del domingo pasado y este lunes se dan justo después de la masiva movilización por la que el sábado centenares de miles de personas marcharon en toda Italia para repudiar a las fuerzas de extrema derecha que hace una semana quisieron asaltar el Palacio de Gobierno en medio de una manifestación antivacunas.

Salvini, aislado dentro del Gobierno con su postura, tachó la manifestación contra la extrema derecha del sábado como una estrategia electoral de la izquierda.

Michetti y Gualtieri llegan al balotaje tras una campaña en la que la suciedad de Roma y los problemas de transporte fueron dos de los ejes principales para los 2,8 millones de habitantes de la capital italiana.

Este domingo, en la primera jornada del segundo turno electoral, votó el 33,32% de los habilitados, una baja de más de cinco puntos frente al ya bajo 39,86% de la primera vuelta, informó el Ministerio del Interior.

En caso de confirmarse la victoria en Roma y en la norteña Turín, adonde también llegan como favorita, las fuerzas de centroizquierda conseguirían las cinco ciudades más importantes del país en juego en esta elección, tras las victorias que obtuvieron en primera vuelta en Milán, Nápoles y Bolonia y que le permitieron retener los Gobiernos locales. La centroderecha, según las encuestas previas, retendría el Gobierno de Trieste, con la reelección casi asegurada del actual alcalde Roberto Dipiazza, aunque las primeras encuestas a boca de urna marcaban un empate técnico con la centroizquierda.

Puedes ver

La fiscalía acusó a Áñez por asumir el poder en forma ilegal y elevó el caso a juicio oral

El caso, conocido como «Golpe de Estado II», tiene relación con una denuncia contra Áñez por su proclamación irregular como titular del Senado y posteriormente como presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia en 2019.

El Ministerio Público presentó el lunes una acusación formal contra la expresidenta de facto Jeanine Áñez y ocho exautoridades militares y policiales por haber asumido el poder de manera ilegal luego del golpe de Estado contra el presidente Evo Morales ocurrido en diciembre de 2019, y pidió el inicio de su juzgamiento por medio de un juicio oral.

«El Ministerio Público tiene a bien presentar acusación (…) solicitando a su autoridad la remisión de la acusación ante la autoridad juzgadora conforme señala el Art. 235 del Código de Procedimiento Penal (Ley 586), a efectos de su juzgamiento», menciona la denuncia de la fiscalía, de acuerdo con un reporte de la estatal Agencia Boliviana de Información (ABI).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *