lunes, 29 de noviembre de 2021

AJALaR visita y apoya a Club Güemes

En la jornada de ayer, el administrador de AJALAR, Ramón Vera, y su equipo visitaron el Club Güemes; recorrieron las instalaciones y dialogaron con la comisión directiva del mismo.

En la oportunidad, el administrador Vera rescató el trabajo de mejoramiento que se está llevando adelante en el histórico club, y expresó: «la familia del Club Güemes tiene una importante trayectoria de compromiso con su comunidad a través de propuestas saludables de vida para niños, niñas, jovenes y adultos, es por ello que AJALaR está a disposición para potenciar aún más su trabajo».

Por su parte, Paola Díaz, vicepresidenta del club, agradeció la visita del administrador y subrayó que «es una inmensa tranquilidad poder contar con el respaldo de una institución cómo es Ajalar porque hemos venido trabajando desde siempre a pulmón y ahora tendremos el acompañamiento de esta institución gracias a la gestión del administrador Vera».

Díaz informó además que asisten más de 800 personas en las distintas disciplinas que allí se brindan, tanto deportivas como artísticas y culturales: gimnasia, folclore, básquet, vóley y fútbol. El club contiene a infancias desde los 5 años hasta adultos mayores de 80 años.

Puedes ver

Andino aplastó a la Unión de Malligasta y quedó único líder

Con una clara superioridad individual y futbolística, Andino goleó anoche, en Vargas, a Unión de Malligasta por 5 a 0, y quedó como único líder de la “Zona 4” del Regional Amateur, en el encuentro que cerró la fase inicial del torneo. Romero Neyra –2–-, Cáceres, Vildoso y Páez fueron los goleadores.

Andino construyó un triunfo claro frente a un rival que regaló campo y pelota, se paró en los últimos 30 metros de la cancha y apostó a la pelota larga como único recurso de ataque.

Pero si el plan visitante era esperar e ir de contra, todo se desmoronó en apenas 6 minutos, cuando Romero Neyra –goleador de la zona– capitalizó en el área el pase profundo y la empujó a la red.

Después todo, transcurrió entre la tenencia –por momentos excesiva y sin cambio de ritmo del local– y la entrega del visitante para cerrar espacios multiplicándose en el fondo. Recién en el cuarto de hora final estuvo otra vez Andino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *